La impronta vintage de Kelly Beeman

Cuando de ilustración y pintura de moda se trata, el trabajo de Kelly Beeman es uno de mis favoritos. Elie Saab, Loewe, Celine, Fendi, Miu Miu, Prada y Gucci son solo algunos de sus asiduos clientes. Y todos buscan exactamente lo mismo: ese sugerente estilo vintage dueño de siluetas alargadas, rostros extremadamente carismáticos, y por supuesto, una fabulosa reinterpretación de cada una de sus colecciones. Prendas fetiches que adoramos ver en un entorno donde la naturaleza y el diseño industrial también se transforman en un elemento de vital importancia para el imaginario de esta increíble artista neoyorkina.

A los cinco años, Kelly solía observar a su madre pintando acuarelas durante horas. De ahí su amor casi instantáneo por esta técnica.“Siempre me han atraído figuras y rostros. También me gusta añadir elementos orgánicos a mis pinturas, ramas, flores, plumas o algo más”, dice esta amante del arte bizantino y la obra de Picasso, Christian Schad y Otto Dix.