Mi cuarto tatuaje: El Mandala

Sé que los tatuajes tienen -como muchas cosas en la vida- un poder especial para quien los porta. Los considero tótems con significados a nivel emocional muy potentes, diría que casi mágicos. Por estos días mi tatuaje de espalda -el cuarto y el último (siempre digo eso)- cumple dos años y lo celebro con la alegría que él merece. Para ese tiempo estaba reconstruyendo mi vida, circulando por diversos procesos que implicaron cambios y viajes.

Recuerdo que tenía ganas de un símbolo especial y de inmediato se me vino a la mente un mandala. Pensé en algo pequeño, pero los tatuajes mínimos no eran ni son lo mío; preferí algo fuerte a primera vista, notorio y arriesgado. El primer paso era un diseño que me provocara algo. El mandala debía tener un protagónico. Ya tenía en el pecho el Arcano XIV del Tarot, La Templanza; “La Pluma” de Alphonse Mucha en el antebrazo derecho y en el izquierdo a una guerrera con cabeza de lobo. Quería otro animal, un ave. Busqué significados. Mitologías. Y el cisne era perfecto.

Hamsa

En sánscrito cisne es Hamsa y representa nuestra capacidad de discernimiento. El ave -mediadora entre los hombres y los dioses- estaba íntimamente vinculada a la diosa Sárasvati, madre del arte y el conocimiento. El cisne era su vehículo, capaz de separar el agua de la leche definiendo lo verdaderamente importante: la verdad versus la ilusión.

1476150_10151931696774737_838973244_n

En la cultura celta el cisne es también un fuerte elemento símbolo del equinoccio de primavera. Su plumaje arquetipo de pureza, implica vivir en el mundo pero sin pertenecer a él, reconociendo que estamos de paso y que nuestro actuar tiene siempre un efecto en la vida de otros. Esa imagen, sumada a la visión de Leonardo Da Vinci respecto a la leyenda del canto del cisne me hizo de inmediato optar por él.

”El cisne es blanco, sin ninguna mancha, y canta dulcemente antes de morir;
ese canto pone fin a su vida”

El tatuaje

En cuanto al tatuaje, el trazado es importantísimo. Quería líneas muy claras y simples, similares a la obra en madera de la artista y diseñadora holandesa, Cil Laurens. Sus cisnes son protagonistas del tatuaje que hizo durante cinco horas Camilo Donoso, experto en mandalas proveniente de Brasil, de paso por Chile. Fue una experiencia maravillosa y agradezco todo su talento y paciencia para llevar a cabo tan bello trabajo. Yo simplemente adoro mi tatuaje y espero que cada uno de ustedes que está dispuesto a marcar una parte de su piel para toda la vida, tenga esa sensación de infinita plenitud una vez que el sonido de la maquina finaliza.

IMG_8490