Mis películas favoritas de Park Chan-wook

Park Chan-wook es sinónimo de una visualidad envidiable. Su filmografía -no apta para corazones sensibles- lo convierten en uno de los más increíbles directores de cine de todos los tiempos. Cada una de sus películas es un viaje elegante, delicado, violento y visceral; con una trama envolvente que no te abandona jamás. Recomiendo tomarte el tiempo de ver estos films para degustar el instinto de este prolífico creativo coreano.

Sympathy for Mr. Vengeance

Breve: Un sordomudo busca desesperadamente 10 millones para comprar en el mercado negro un riñón para su hermana enferma.

Oldboy

Breve: Min-sik Choi -un hombre de negocios coreano- es secuestrado y confinado durante años en una celda en la que solamente hay una televisión. ¿Razón existencial? Ignorando por qué razón está allí.

Lady Vengeance

Breve: Kum-ja ha pasado 13 años en prisión por el secuestro y asesinato de un niño de 6 años. Una vez cumplida la pena y en libertad, Kum-ja desea vengarse por el crimen que jamás cometió… pero, ¿de quién?

I’m a Cyborg, But That’s OK

Breve: Young-goon está internada en un psiquiátrico porque cree que es un cyborg. Se niega a ingerir comida y se alimenta sólo de pilas y baterías eléctricas. Su actitud cambia cuando entabla amistad con Il-soon, un joven que se oculta constantemente tras una máscara.

Thirst

Breve: El deseo de salvar vidas lleva a Sang -hyun -un caritativo sacerdote- a África para encontrar una vacuna contra un virus letal. Allí contrae una enfermedad mortal de la que se recupera milagrosamente. Sin embargo, una noche, Sang-hyun sufre una recaída y muere. A la mañana siguiente, se ha convertido en un vampiro.

Stoker

Breve: India Stoker pierde a su padre en un trágico accidente de coche. Su tío Charlie -cuya existencia desconocía- aparece por sorpresa en el funeral y decide quedarse una temporada en su casa junto a su inestable madre. Pronto se da cuenta de que tienen mucho en común.

The Handmaiden

Breve: Corea,1930. Durante la colonización japonesa, Sookee, es contratada como criada de una rica mujer japonesa, Hideko, que vive recluida en una gran mansión bajo la influencia de un tirano. Sookee guarda un secreto y con la ayuda de un estafador que se hace pasar por un conde japonés pretenden llevarlo a cabo.